La consecución del ideal de belleza establecido en cada momento histórico ha obstaculizado el crecimiento individual de las mujeres y las ha expuesto a la moda ya los caprichos estéticos pasajeros, provocando en muchos casos agresiones físicas contra su cuerpo y su salud, bajos niveles de autoestima y altos niveles de frustración, Se podría pensar que es una moda pasajera, fruto de la difusión de imágenes a través de los medios de comunicación, pero no es así. Los cánones de belleza existen desde que existe la propia historia y han evolucionado y cambiado según la cultura y los momentos históricos. Desde la prehistoria y la era clásica, la Edad Media, la Edad Moderna y la contemporánea, los modelos estéticos no han sido más que mecanismos de control de los cuerpos de las mujeres que han funcionado como arma de opresión. Caprichos creados en un universo patriarcal: los hombres han sido creativos y las mujeres creadas; los hombres artistas y las mujeres musas.

 

Imponer un canon de belleza es violencia machista.